jueves, 25 de febrero de 2010

LA EXPO DE LAS ONDAS



En el Actur, de 30 Bases de Telefonía Móvil (antenas) contabilizadas en el mes de Mayo 2009, cuando empezamos la lucha contra la antena que nos intentan poner en la C/ Emilia Pardo Bazán 12, hemos pasado a 36 en menos de seis meses. Crecen como setas. El Meandro de Ranillas se lleva la palma, con 15 Bases de Telefonía. Solo el Acuario, ya tiene instaladas tres en su azotea, donde hay una terraza de verano y un restaurante. También han aumentado en el edificio DHC (calor y frío), así como en los pabellones Expo.

Sin contabilizar están las dos nuevas Bases de Telefonía en el lado de La Almozara en el Telecabina y en el Pabellón Puente. Total 17 Bases de telefonía en la Zona Expo, lugar al que algunos empiezan a llamar “Parque de las Ondas”, en vez de Parque del Agua, haciendo de él un espacio poco tranquilizador para disfrutar con tus hijos.

Los ciudadanos no sabemos nada de nada: si están a nombre del Ayuntamiento, si están realquiladas, quien las contrata, si es espacio público quien se beneficia, si tienen permiso municipal, si cumplen las leyes vigentes o las ordenanzas municipales, ni quien controla las emisiones, o quien hace las mediciones, si hay estudios epidemiológicos en las zonas afectadas, o si se tiene en cuenta las zonas sensibles de 100 metros: Como parques públicos, escuelas, guarderías, institutos, hospitales, centros de salud, centros geriátricos, etc. tal y como establece la Orden del Ministerio de Ciencia y Tecnología CTE/23/2002 y demás leyes.

Las actuaciones de las operadoras de telefonía móvil son muy sencillas, primero las instalan y luego comienzan los trámites de legalización, las ocultan al ciudadano y, o, las disimulan como si fueran chimeneas, las instalan a escondidas e incluso por la noche. Grande es la controversia y ocultismo por parte de estas empresas, por cierto muy poderosas por su dinero y por su capacidad para influir ante los gobiernos, con una actividad empresarial muy versátil y caprichosa que no tiene en cuenta al ciudadano y que buscan su rentabilidad por encima de todo.

Los ciudadanos de a pie pedimos: que se controle esta actividad con leyes nuevas y con las recomendaciones internacionales, que haya controles y mediciones, que se haga un mapa de antenas en la ciudad y que de una vez, se hagan estudios epidemiológicos en las zonas afectadas, que se cumplan los 100 metros de las zonas sensibles, guarderías, colegios, centros sanitarios, parques y geriátricos, que se comunique a los vecinos afectados, que no instalen primero y se legalicen después, que se justifique la nueva instalación de la antena, ya que a día de hoy hay cobertura de todas las compañías en la ciudad.

¿Por qué instalan más antenas, sobretodo de tecnología UMTS? ¿Nos intentan vender el acceso a Internet sin hilos? ¿Es eso telefonía móvil? ¿Es eso interés público?, o privado. Hay tecnologías inocuas para el ciudadano como la fibra óptica y el cable coaxial. ¿Tienen que pasar por mi cuarto de estar esas ondas electromagnéticas, aunque yo no las utilice?

Existe una violación de mis derechos ciudadanos dentro de mi casa. Por ello, una de las preguntas que me hacía antes toma mayor relevancia; ¿cuándo y cómo se me ha expropiado mi domicilio para que Grandes Compañías ajenas a mis intereses se lucren y den un servicio que, probablemente, tan siquiera me interesa?.

Todo esto, lo que en realidad está suponiendo, además de un claro atentado contra la inviolabilidad de mi domicilio, es un atentado contra otros derechos a los que, de ningún modo me pueden obligar a renunciar. Esto es: “Salud, Propiedad y Libertad Personal”.

Si pasan las ondas por el hormigón, fachada, puertas y ventanas. ¿Qué no harán cuando pasen por el cuerpo humano? ¿Y por el cuerpo de los niños, mayores y enfermos? ¿Qué medidas toma Sanidad ante este riesgo, por el cual muchos vecinos acusan de padecer enfermedades neurológicas?, y que también está siendo denunciado por la Comunidad Científica Internacional. Si yo no quiero que me irradien, ¿qué defensa tengo ante esta actividad? ¿Cuáles son las libertades individuales? ¿Me ampara la Constitución?

Y a todo esto, nos quieren poner la Expo-Paisajes 2014, y yo me pregunto: ¿Igual quieren poner antenas de telefonía a cada lechuga? Como han hecho con la Expo 2008.
Estas y otras preguntas nos hacemos los ciudadanos, a los que la ambigüedad, cuando no el silencio, nos hacen pensar que algo muy oscuro hay de tras de todo esto. Por eso estamos tan recelosos, por eso debemos ponernos las pilas, exigir respuestas y, en su caso, responsabilidades.


Jesús Pariente Becerra/Vicepresidente y responsable de Medio Ambiente de la A.VV. Puente Santiago-Actur

Artículos relacionados:
Estudios científicos sobre efectos de los CEM, por J.M. Puértolas/ Crónica de Aragón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada