viernes, 27 de julio de 2012

EL PRECIO DE LA COHERENCIA EN ARCOSUR


Quienes en el pasado impidieron desde el Ayuntamiento de Zaragoza que se construyera un nuevo equipamiento municipal (Estadio de Valdespartera) especulando con los terrenos de otro antiguo equipamiento (Estadio de La Romareda), ahora están dispuestos a que se construyan equipamientos municipales en Arcosur especulando con un incremento de la edificabilidad en la zona.

Quienes en el pasado impulsaron desde el equipo de gobierno municipal un proyecto urbanístico inviable e irracional llamado Arcosur, hoy se desentienden del Frankenstein que han originado jugando a la mentira, al despiste y a la demagogia con “condiciones sine qua non” que, aunque se cumplan, no conducen al compromiso anunciado.

Quienes en el pasado abominaron del proyecto Arcosur cuando eran oposición municipal, ahora se convierten en los apóstoles de una mini burbuja inmobiliaria de 1.667 viviendas ideada para intentar tapar las vergüenzas de una macro burbuja inmobiliaria de más de 22.000.

Quienes en el pasado advirtieron de que Arcosur era un proyecto imposible, innecesario y de costes astronómicos, hoy siguen diciendo lo mismo, después de que la realidad y el paso del tiempo les hayan dado la razón, y a pesar de sufrir por ello los insultos, las amenazas y las descalificaciones de un grupito de hooligans maleducados que más se asemejan al niño malcriado al que se le niegan las golosinas que pueden producirle dolor de barriga, que a una verdadera asociación de vecinos capaz de analizar la realidad y de identificar a los verdaderos responsables de sus males.

Quienes en el pasado se comprometieron formalmente a materializar un proyecto absurdo e insostenible llamado Arcosur, ahora gimotean ante el Ayuntamiento para que les proporcione una solución absurda e insostenible a su falta de previsión y de compromiso.

Mientras tanto, aquí nadie ha contestado a una triple cuestión: si la viabilidad de un proyecto urbanístico de 22.000 viviendas que no se venden depende de la autorización para construir 1.667 viviendas adicionales, ¿qué pasará si esas nuevas 1.667 viviendas no se venden?, ¿quién pagará los avales concedidos sobre ellas?, ¿cuál será el auténtico valor de todo ese ladrillo “adicional”?

Por si alguien tiene dudas, diremos que el primer párrafo de este editorial está dedicado a CHA, el segundo al PP, el tercero al PSOE, el cuarto a IU y el quinto a los promotores inmobiliarios implicados en el proyecto de Arcosur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada